Se nos fue Moebius. Nos queda su universo


La muerte de Moebius deja un vacío irremplazable en el mundo el cómic. No solo europeo, si no también mundial. Un artista incansable, explorador de los límites del medio y un aventurero en nuevas formas de dibujar universos deja huérfano el mundo del cómic, la publicidad, el videojuego y el cine.

El pasado sábado 10 de marzo se tiñe como una fecha especialmente negra para el cómic europeo, el mundial  y el arte de crear mundos en general. Ese día amanecimos con la muerte de Este sábado 10 de marzo hemos amanecido con la triste noticia de la muerte del gran Jean Giraud  conocido por todos por Moebius. Atrás quedan su peculiar Blueberry con el que todos lo conocimos, o su inconmensurable El Incal con Alejandro Jodorowsky.  Su obra fue más allá de las viñetas, siendo director artístico en cintas como ‘Alien, el octavo pasajero’  de Ridley Scott, ‘El Quinto Elemento’  de Luc Besson y ‘Abyss’  de James Cameron.

Su carácter inquieto, reflejado en sus obras, con una valiente predisposición de llevar el cómic hasta donde nadie se había imaginado, lo convierten un referente y, sin duda, en el dibujante mas importante de las últimas décadas.  La genética, las células modificadas o la ambigüedad sexual, incluso por la coexistencia de los dos sexos en un mismo ser fueron algunos de los temas de interés de un artista apasionado por la ciencia ficción. Esta dilatada y atrevida  trayectoria ha influido de manera determinante en la animación, la ciencia ficción, la publicidad y hasta los videojuegos.

Tal fue su fama, que los medios de comunicación de su país llegaron a clasificarlo como compañero de los llamados nuevos filósofos (nouveaux philosophes) franceses.

Su último trabajo publicado en España, Arzak el vigilante  de Norma  había sido nominado la semana pasada  al mejor cómic extranjero para la próxima edición del Salón del Cómic de Barcelona.

“El acto de dibujar es algo mágico. La magia está a nuestro alrededor, y con el tiempo se convierte en una técnica de comunicación. La busco en todo momento, pero es difícil de conseguir”, contaba hace años a Efe.

“Con sus paisajes y sus personajes en transformación perpetua, sus obras exploran los confines del inconsciente y desvelan un mundo imaginario y fantástico”, explicaban los organizadores de una retrospectiva de la obra Jean Giraud (Nogent-sur-Marne, 1938) en París, en 2010.

En 2008 recibió un homenaje en el Salón del Cómic de Barcelona. Con motivo de la presentación de ‘Inside Moebius’, su obra más personal y que fue dibujada directamente en formato digital, visitó Madrid en 2009. “Un dibujante novel debe abrirse a nuevas formas de expresión”,recomendaba entonces.

Nombrado “mejor artista gráfico de Francia” en los años 90, Moebius tenía la insignia de las Artes y las Letras que en 1985 le otorgó el presidente François Mitterrand. Muy admirado en su país, en marzo pasado cerró en París una gran exposición consagrada a su obra.

Comics Wallpaper: Silver Surfer and Galactus (by Moebius)

Infancia y juventud

Jean Giraud nació en Nogent-sur-Marne, un suburbio de París, en 1938. En casa de sus abuelos, cuando se encuentra enfermo, contempla sus primeras ilustraciones, las de una serie decimonónica tituladaLa vuelta al mundo. Se aficiona a la historieta, ya en el colegio, y estudia en la École nationale supérieure des arts appliqués et des métiers d’art de París, donde entabla amistad con Jean-Claude MézièresPat Mallet, y en su segundo año consigue ver publicada su primera historieta en la revista Coeurs Vaillants.

En 1955, con 16 años, su madre se casó con un mexicano y los tres se marcharon a dicho país. El joven Jean descubrió allí la pintura, el jazz moderno, el sexo y la marihuana. Dos años después, vuelve a París para realizar el servicio militar, durante el cual desarrollará labores de recepcionista y vigilante de almacenes, primero en Alemania (16 meses) y después en Argelia.

Inicios profesionales

Tras dibujar la serie “Frank et Jeremie” para la revista Far West, trabaja desde 1961 como aprendiz de Jijé, uno de los grandes maestros de la historieta franco-belga, colaborando en la realización de unálbum de Jerry Spring. Alcanzó, sin embargo, la celebridad como dibujante del western El Teniente Blueberry, que guionizaba Jean-Michel Charlier y cuya primera entrega se publicó en 1964 en la revista Pilote, la cual desde el año anterior era dirigida por René Goscinny quien la abrió a nuevos contenidos y experimentaciones gráficas.

Durante unos años leyó exclusivamente ciencia ficción y cuando comenzó a trabajar para la revista Hara-Kiri adoptó el seudónimo “Moebius”, que tomó del astrónomo y matemático alemán, aunque, como explica él mismo

no tanto para ocultarme como para inventar algo sobre mí mismo que fuera más allá de mí mismo. Moebius no está detrás, sigue una existencia paralela a la mía.2

Mientras seguía dibujando Blueberry para Pilote usó el seudónimo “Moebius” en la revista Charlie Mensuel (1969-1970), en ilustraciones para la editorial Opta y en la historieta Pesadilla blanca publicada en L’echo des savannes (1974). En 1973 firma con su nombre, Jean Giraud, La desviación, y en 1974 L’homme est-il bon, publicadas en Pilote pero en la línea experimental de los trabajos firmados como Moebius en otras revistas.

Madurez

En 1974 formó el grupo de los Humanoides Asociados con otros autores como Philippe DruilletJean-Pierre Dionnet y Bernard Farkas. Juntos editarían la revista Métal Hurlant, donde Jean Giraud publicaría en 1975 obras de fantasía y ciencia ficción tan influyentes como la historia en 5 versiones Arzach (ArzachHarzakHarzackArzak y Harzakc) o The long tomorrow (ésta última con guion de Dan O´Bannon). Moebius experimenta con el grafismo, la representación, la narrativa y el color.

Giraud también trabajó en la adaptación cinematográfica de Dune, iniciada por el chileno Jodorowsky y que nunca fue completada. La lectura de Carlos Castaneda, que conoce a través del polifacético autor chileno, le impulsa a emprender un nuevo rumbo, manifestado en obras como El garaje hermético (19761979), que publicaba por entregas en “Métal Hurlant”. La historia parte del personaje Jerry Cornelius (creado por Michael Moorcock y del cual desarrollaron historias otros autores) y discurre en un mundo imaginario desarrollado en un asteroide por otro personaje clave, el Mayor Grubert. Moebius iba desarrollando la historia conforme la iba dibujando, lo que transmite un tono lúdico y experimental con la complicidad del lector.

En el terreno personal, Jean Giraud, que estaba casado, era en 1977 padre de dos niños, y vivía en el campo, donde llevaba un régimen estrictamente vegetariano, siendo aficionado al kárate y a la música.

En 1978 se celebra la primera exposición de dibujos suyos en Italia, concretamente en “Macondo”, un local milanés.

Paralelamente a su labor como historietista e ilustrador, Jean Giraud ha participado en los diseños de multitud de películas, como Alien (1979), Tron (1982), Masters of the Universe (1986), Willow (1987) o Abyss (1989), donde ha inspirado con sus dibujos el desarrollo de la escenografía, siendo galardonado en varias ocasiones por esta actividad. George Lucas también usó uno de los diseños de Giraud para la Imperial Probe Droid en Star Wars Episodio V: El Imperio Contraataca.

En 1978 inició con Los ojos del gato su fructífera colaboración con Alejandro Jodorowsky, con quien entre 1980 y 2001 realizaría la saga de El Incal (Las aventuras de John Difool) de la que publicarían 7 títulos (El Incal NegroEl Incal LuzLo que está debajoLo que está arribaEl planeta Difool y Después del Incal: el nuevo sueño). Jodorowsky como guionista seguiría con la narración con otros dibujantes en Antes del Incal (con Zoran Janjetou) y La casta de los Metabarones (con Juan Giménez López).

Giraud diseñó al completo el largometraje Les maîtres du temps de René Laloux y la adaptación americano-japonesa de Little Nemo de Masami Hata y Bill Hurtz.

En esos años ingresa en la organización Iso-zen de carácter new age y fundada por Jean-Paul Appel-Guery. Su concepción de la conciencia cósmica del alma humana le empuja a intentar reflejar lo que es invisible y puro en sus narraciones y también a depurar su grafismo. Bajo esta idea crea en 1982 La ciudadela ciega y Aedena, así como los álbumes de ilustraciones Venecia Celeste (1984), Starwatcher (1986) y Made in LA (1988). A partir de un encargo comercial de Citröen crea en 1984 la historietaSobre la estrella, primera de la serie Edena que completará con otras 5 historietas (Los jardines de Edena, en 1988, La diosa, en 1990, Stel en 1994, Los reparadores en 2001, y Sra en 2003).

En 1984 crea en EUA con su mujer, Claudine Giraud, y su agente, Jean-Marc Lofficier la compañía Starwatcher Graphics Inc para comercializar su trabajo. Marvel Comics publica todos sus álbumes y Stan Lee escribe el guion de la historieta de super-héroes Silver Surfer: Parábola que dibujará Moebius.

En los años ochenta realizó un viaje a Tokio para conocer a Osamu Tezuka, y se declaró fan de algunos autores japoneses, como el mismo Tezuka, Katsuhiro OtomoYukito Kishiro o Jirō Taniguchi; Giraud ayudó, según sus propias palabras, a que el manga llegara a Europa. Sin embargo, posteriormente se arrepintió y declaró en numerosas ocasiones su rechazo al manga y sus métodos de producción, y a la extensión que estaba alcanzando en Occidente.

Últimos años

En su última etapa, Jean Giraud potenció su trabajo como guionista, encargándose de la serie Blueberry tras el fallecimiento de Jean-Michel Charlier en 1989. Encomienda el guion de la serie paralela La juventud de Blueberry a Fraçois Corteggiani (que dibujarán diversos ilustradores) mientras escribe la serie principal que dibujan William Vance y Michael Rouge. También escribió Cristal Moteur para Marc Bati, un remake de Little Nemo para Bruno Marchand e Icaro con dibujos de Jirō Taniguchi. Entre 1990 y 1992 escribió con Jean-Marc Lofficier la historieta en dos álbumes The Elsewhere prince, dibujada por Eric Shanower, así como The Onyx Overlord dibujado por Jerry Ginham, con los personajes de El Garaje Hermético.

En 1992 vuelve a colaborar con Jodorowsky dibujando la trilogía El corazón coronado (La loca del Sacré-CourLa trampa de lo irracionalEl loco de La Sorbona). Siguiendo con el desarrollo del mundo del Garaje hermético en 1995 dibujó El hombre de Ciguri.

Participó como diseñador en El quinto elemento (1997) y aborda el terreno de los videojuegos. Colaboró de esta forma en Pilgrim (con guion de Paulo Coelho), Panzer Dragoon (1995) y Seven Samurai 20XX (2004), diseñando a todos los personajes.

Al cumplir los 65 años, decidió dejar la marihuana y emprender un diario para reflejar la experiencia, que acabará dando lugar a Inside Moebius,6 una metanarración en la que sus personajes (Arzah, Blueberry, etc.) se enfrentan a su creador.

Estilo

Fue un autor con gran capacidad para el dibujo y con un amplio abanico de estilos que era capaz de combinar de forma coherente. Su obra El garaje hermético, una de las más relevantes y experimentales, le sirvió como medio donde explorar diversidad de posibilidades gráficas y para reinterpretar diversos estilos:4

  • Estilo más naturalista y académico en el cual usa las manchas de negro para separar planos y generar volumen.
  • Estilo de dibujo sintético donde una línea pura define las figuras, con una representación cercana a la caricatura.
  • Estilo cercano al grabado calcográfico, dónde la trama manual define los volúmentes y las sombras, sustituyendo la mancha, con un grafismo recargado y detallista.

Legado e influencia

En pleno auge de su fama a finales de los 80, Ricardo Aguilera y Lorenzo Díaz podían afirmar que Moebius despliega un talento tan aplastante que ha abierto una brecha en la historia del cómic: Antes y después de Moebius,10

abriéndose camino entre formas expresivas y universos estéticos jamás hollados por el pincel humano. La autopista abierta por la apisonadora visual de Moebius ha sido frecuentada por múltiples autores, produciéndose continuos embotellamientos estilísticos que duran hasta la fecha.11

Entre los autores fuertemente influidos por el estilo de Moebius pueden citarse al francés de origen serbio Enki Bilal, el italiano Milo Manara o a los españoles Rafa Negrete12 y Juanjo RyP.13

Su influencia en el cine no se concreta sólo en sus trabajos realizados para este medio, sino que se manifiesta también de forma indirecta. Sus dibujos para la historieta corta The Long Tomorrow, con guion de Dan O’Bannon, fueron una referencia visual clave para Blade Runner (1982), y las películas de Lucas posteriores a la saga de la Guerra de las galaxias también comparten muchas características visuales del trabajo de Giraud, en particular la pintura del planeta-ciudad Coruscant.

Vía: Wikipedia, El Mundo,

Un comentario sobre “Se nos fue Moebius. Nos queda su universo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s